Blog dedicado a las cosas que gustan, al arte, a la diversión, pero sobre todo a la creatividad.

Página Oficial en Facebook

Choose your lenguage

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Posted by K. Marce 15:14 No comments
No se cuando se posteó este artículo, si pertenece a este año o a cualquiera; pero es maravilloso que esto haya ocurrido.

Un niño que en lugar de pedir juegos electrónicos, una versión del más reciente celular, solo tenía un deseo: Leer Libros.

Aquí comparto el enlace que encontré en OKChicas.com, (que de hecho no sé de que se trata, pero quiero adjudicar la fuente)

Este niño no tenía dinero para comprar libros y pidió ayuda



Yo de pequeña tambien anhelaba leer, mi papá compraba esas versiones cortas de libros clásicos de fantasia como Caperucita o Alicia en el pais de las maravillas... cuando estabamos enfermos y debíamos quedarnos en cama. Pero yo de verdad quería un libro, nunca pude comprarme uno por que son muy caros, y no podia costearlos.

Y cada Navidad, estaba en mi listado de "regalos deseados", hasta que recibí a la edad de veinticuatro años mi primer libro: "Cómo un viento recio" de Mel Tari. Un hermoso libro del avivamiento en Indonesia y los milagros que se dieron en esa isla, que practicaba la fe de niños.



Un día tendré la oportunidad de hacerme de una biblioteca, estantes llenos de historias, libros, papel y vida. Por ahora, me conformo con los libros digitales, pero para mi un libro en las manos, ese que podemos olfatear, poner un hermoso marca-páginas y apretarlo al pecho, es una sensación de sosiego que me encanta.

viernes, 11 de septiembre de 2015

Posted by K. Marce 10:13 No comments




miércoles, 9 de septiembre de 2015

Tiempo sin pasar por el blog, he posteado en mis otros blogs: En Word Press  y en Blogger
Las razones de mi ausencia: dos proyectos personales, se me retó a participar en un concurso literario, que por cincuenta páginas no escritas no pude entrar (me avisaron con un mes de anticipación y eran trescientas páginas), y el proyecto de terminar el "makeover" a mi habitación.

Amo el reciclaje, convertir lo considerado "inservible" y darle una nueva utilidad. En esto difiero de mi hermana que ella su palabra favorita es "compremos", la mía sería "renovemos". Como me gustan las manualidades, he desarrollado cierta habilidad. Adicional que en estos tiempos tenemos la ventaja de buscar a través de la red, cualquier cosa, ya sea en blogs, foros, videos, etc.
Me encanta la página Pinterest, en donde he logrado sacar muchas ideas. Las imágenes aquí pertenecen a un enlace ( Distressed Style) por no contar con muchas fotos propias; pero mi proyecto era: Renovar mi mueblería; una cajonera de cuatro gavetas y una repisa de dos niveles, ambas pintadas con esmalte de bárniz. Luciendo algo como esto:
(Imagen pertenece al Blog de Distrassed Style)
 Lo primero que hice fue eliminar un poco el barníz con una lija suave. También me sirvió para emparejar las esquinas que estaban "mordidas" por mis gatos. (¡Son divinos no es cierto?). Y darle una capa de esmalte de secado rápido. Elegí el color blanco 00.
La única mal foto que tengo del proyecto. Primera capa de pintura.
Pero al secarse, ese espantoso brillo no me gustó para nada. Por lo que me resistí a darle una segunda capa. Buscando en internet descubrí una pintura llamada "Chalk Paint", usada en muebles dejando un lindo acabado. Pero en mi país no se comercializa esa pintura; por lo que buscando encontré que algunas personas "la fabrican" ellos mismos. No logré encontrar la "tiza" como tal, así que como soy atrévida decidí probar con algo diferente: Yeso porcelanizado. Sí ese mismo que se usa para hacer el fraguado en las baldosas o cerámicas. Si lo echaba a perder, no estaría peor a como estaba antes.

La fórmula que intenté fue esta: 1 parte de pintura, con 1/4 de yeso porcelanizado. Traducido a tazas: 1 Taza de pintura, con 1/4 de taza del polvo.  Probé con dos tazas, la cual me sirvió para cubrir la segunda capa de los dos muebles, porque se convierte en una pintura, terriblemente espesa. La consistencia era como una leche condensada espesa, casi como una papilla de bebé.
¡Susto total!, pero descubrí que hay que dar brochazos cortos y extender la pintura uniforme por la superficie; pese a que la fórmula DYI que ofrecen es con pintura acrílica, al no contar con ella, use el mismo esmalte, diluyendo si era necesario con "diluyente", aguarrás o como se le llame en cada región. Yo recomiendo usar la tiza a discresión, dependerá de la espesura de cada marca de pintura. La fórmula original dice acrílica, pero al usar esmalte a mi me ha resultado fácil inclusive para limpiar.
( En el blog de Distressed Syle, utiliza una pintura comercial especificamente formulada).

La pintura es amable, con un secado increíblemente rápido, al tacto en quince minutos se sentía "seca", pero la dejé reposar una hora antes de darle una segunda capa a los espacios que me quedaron sin cubrimiento. (fácilmente detectables porque encontraba esos brillitos espantosos).
Una vez que la pintura secó, decidí probar darle una especie de "antigüedad", no porque me guste mucho el estilo, pero al convertirse en muebles blancos, esos golpes, arrañazos y mordidas, eran evidentes. Así que un envejecimiento le da más caracter. Compré una pintura acrílica (para cuadros) dorada, y con un paño semihumedo, la apliqué a todo el contorno del mueble, haciendo "resaltar" esas imperfecciones. También se puede usar cera de color, lo usual es un color caramelo o café.
Una vez que volvió a secarse, con una lija muy fina (o un estropajo metálico) se procedió a desvastar los bordes de las gavetas, los cantos de las patas, y la chinería del estante. Resaltando el color barniz que había debajo. Un mueble de este tipo es muy caro en una tienda de antigüedades, y a mí no me costó unos $ 10.00 incluyendo la pintura, el yeso, el dorado acrílico y las lijas. (Con sobrantes para otro proyecto :p)

Al finalizar, mi mueble de estantería le coloqué con una serie de "cajas" de tela en donde almaceno mis artículos de manualidades, y el tope de mi cajonera, es la repisa de mis fotos favoritas (mi novio y mi madre (QEPD), así como mis contenedores de maquillaje.
El resultado final... muy parecido a este realizado por Distressed Style, con pintura profesional.
Producto final


Ahora mi cuarto tiene más armonía, ya que tengo otros muebles blancos, al igual que los cortineros y la puerta. Cambié también el espantoso color verde menta (favorito de mi papá) por un tono Beige/Crema claro en las paredes. Los detalles de color, los uso en dósis pequeñas, y nunca colores brillantes porque no me gustan.

Espero que esta idea sea de utilidad. Si desean probarla, haganlo primero en un tablón o artículo de madera pequeño y vean si les agrada, si se sienten cómodos con la fórmula y la técnica. Visiten los links, Inspírense.
Yo creo que me he enamorado de esa pintura, y quiero usarla en todos lados...

¡Hasta la próxima!

jueves, 30 de julio de 2015

La queja constante es que nunca hay tiempo de nada. Y yo siempre he anhelado que el día tenga al menos unas cuarenta horas, porque hay tanto que quiero hacer...
Pero si somos honestos, no podemos hacerlo todo en un solo día. Y tenemos limitaciones que son necesarias de aplicar a diario: Dormir, Comer, Aseo Personal, Descanso Ocasional, Entretenimiento.

Leyendo por algunos blogs, recordando charlas laborales, y buscando el sentido común, tengo como conclusión lo siguiente:
  • El día solo tiene veinticuatro horas. No podemos añadirles más. 
  • La falta de tiempo, es la falta de organización y planificación de nuestros día. Cuando estamos por emprender un viaje de fin de semana, hacemos un calculo de los lugares que deseamos conocer, las actividades que queremos realizar, aunque sea estar a la orilla de una piscina o playa haciendo "nada". Decidimos hacerlo durante un tiempo y en ciertas horas. Nadie en su sano juicio de tira a una poltrona desde las nueve de la mañana hasta las dos de la tarde... 
  • Si necesitamos organización: Es simplemente eso mismo. Tener a la mano todo lo que necesitamos, cuando lo necesitamos. El orden es imperativo para encontrar algo. Muchos tienen "desorden organizado"; pero la realidad es que siempre tomaran más tiempo encontrando aquello que buscan aunque siempre terminen haciéndolo. Si vamos a cocinar, estudiar, hacer una manualidad o arte, tengamos todo a mano. Dejemos de dar vueltas en circulo buscando, el tomate, el lapicero, el pincel, la tijera, etc. Todo debemos tenerlo a mano como un buen cirujano tiene sus bisturíes en una bandeja perfectamente ordenados.
  • En cuanto a planificación: Muchas personas no saben ni que van a vestir al día siguiente para ir a trabajar. Y están diez minutos sacando ropa del armario. ¿Por qué no organizar nuestro armario con la ropa según necesidad? En lugar de tener todo dividido por colores, porque no armamos los outfits: trabajo, salidas, gym/relax, etc. Y que de los menúes de almuerzos y cenas? Si nos toca cocinar. No solo nos facilitará abrir el refrigerador y mirar y mirar que hay adentro, sino que nos servirá para ahorrar dinero con la compra de solo lo necesario para la alacena. Miles de cantidad de dinero se van en productos alimenticios vencidos o en mal estado que jamás se consumieron a tiempo. Tiempo en la ducha? Según expertos una ducha completa se puede realizar en cuatro minutos. ¿Mmm? No para mí, porque lavo mi cabello a diario y es largo. Pero que tal diez? Sencillo, lleva tu celular y carga las canciones que cumplan ese tiempo. Siempre usa las mismas. Así sabrás cuanto tiempo tienes para que termine tu ducha. Y cuando quieras relajarte... toma un baño de tina (si tienes) o relájate con una ducha-spa de más tiempo. Pero si te das cuenta, toda actividad puede planificarse. He descubierto que solo necesito dos minutos, treinta y siete segundos para hacer completa mi cama. (Cambio de ropas) ¿Por qué demoramos más de eso? Por las mismas interrupciones que nosotros hacemos en nuestras rutinas, oímos un ruido y corremos a la ventana, un "plim" en el celular, imposible de ignorar el mensaje que nos envía la compañía telefónica, etc. 
  • Busca tener un objetivo: Crea hábitos sanos. ¿Porque queremos dormir más? Tal como dormir poco o dormir demasiado puede dañar la salud. Yo duermo poco. Realmente poco. Tres-cuatro horas al día, a veces menos. No hay problema. ¡Seguro que sí! he descubierto que mi reloj biológico me pide al menos cinco horas de sueño. Menos de eso, la factura llega no uno o cinco días, sino dos semanas después de solo dormir tres horas, me produce jaqueca, irritabilidad. Y me pasa igual cuando duermo demasiado (porque no he dormido antes) despierto como si estuviera condenado a sufrir tormentos físicos. Levantarse temprano y dormir lo correspondiente, nos mantiene más despiertos, más alegres, mas productivos, más felices. 
  • Mucho tiempo en la TV, el celular y la PC?  Mi vicio es la PC. Porque vivo de ella, mi pasión por escribir me lleva a estar hasta catorce o quince horas conectada... ¿Trabajando? Ehhhh... Comencé a tomar tiempos de mis horas en Youtube, Facebook, Twitter, etc y descubrí que era mucho, pero mucho tiempo. Ahora, me limito a estar en FB una vez a la semana. No mas de una hora, Twitter, no mas de treinta minutos. Youtube... sigo bregando con esto; pero ha bajado considerablemente. Si mides tus horas en el celular, ya sea chateando con tus amigos, ¿Realmente necesitas colgar y hacer otra conexión con alguien más? Porque tanta dependencia a estar en linea? No pasa nada si nadie te escribe, o llama... en dos o tres horas, o un día. Sigues siendo tú y tendrás mas tiempo para tus cosas, fuera de tus círculos sociales.
  • Una agenda. Es tan engorroso usar una. Cada año recibimos de regalo al menos tres. Y no usamos ninguna. Yo aprendí a usarlas obligadamente por mis múltiples tareas en un hotel. Ahora la sigo usando para mi trabajo en casa: Escribir.  No cumpliste una tarea; reprograma. Poco a poco te vas acostumbrando a tener un poco de control y disciplina aun para llenarla y cumplir tus tareas. Una agenda personal, es tan útil, como cualquier herramienta de trabajo. Te mantendrá enfocado en aquello de verdaderamente debes hacer.
  • No te ahogues. Es muy fácil sentirse abrumado con todas las obligaciones. Desconéctate unos minutos de lo que haces cuando te sientas así. Yo solía levantarme de mi escritorio, pasaba por el de mi jefe y le decía: "dos minutos de caminata anti locura" y dejaba el celular guardado, me llevaba mi tazón con café, y caminaba despacio hasta la piscina, veía las nubes, el cielo azul, las flores del jardín. Y regresaba mucho más relajada. Desconéctate dos minutos, el mundo no va a caerse en pedazos si lo haces. Pero es seguro que con esto, te evitarás un infarto.
  • Da gracias. A veces olvidamos que somos seres conectados con el universo. Si somos creyentes, con un Dios Misericordioso. Dar las gracias cada día por la salud, el trabajo, la familia, nos hace humildes. Admiremos lo que hay alrededor que nos es entregado a nuestro deleite. Amo las nubes, suelo verlas por momentos, y en la noche busco ver las estrellas. Sin importar como haya sido mi día, me siento agradecida.
  • Sonríe. No hay nada como una actitud positiva. La negatividad nos hace sentirnos en laberintos sin salida. Todo tiene una solución para que preocuparse, y si no la tiene... para que preocuparse.
Recuerda que los cambios permanentes son aquellos que se hacen de a poco pero constantemente. No pienses que dominarás todo. Prioriza, enfócate, planifica, organiza, disfruta y vive.
¡Nos leemos!

viernes, 19 de junio de 2015

Posted by K. Marce in , , , , , | 03:39 No comments
Siempre fui una persona aficionada a los perros. La primera vez que adopté un perro yo tenía diez años, nuestra vecina, su perra, tuvo cinco cachorritos y me dejó escoger el primero. Como soy fan de Snoopy, escogí uno blanco con una mancha en la espalda, a quien llame Jack.
Con los años, Jack murió.

Y los años siguieron pasando, y nos hicimos de varios perros, hasta llegar tener cuatro al mismo tiempo, pero otros tantos pasaron a vivir con nosotros. Y tambien muchas camadas.

Pero la camada que no esperabamos tener, apareció en casa. Una gata de la vecina, parió en el techo de mi casa. Con el temor a que cayeran, los colocamos en una cesta esperando que ella viniera por ellos. Al día siguiente lo hizo, pero mi papá estaba en el patio y al verlo salió en veloz carrera. Horas después regresó, nos escondimos para no espantarla; pero apareció el marido de la gata, o el padre de las crías, o el macho alfa, y le ha montado la escena del día: Ha golpeado a la gata, le ha gruñido, la ha amenazado y la arrinconó en una esquina, parecía reclamarle: "Yo no quiero más críos"... Mis vecinos eran amantes de los gatos, tenían según las malas lenguas, dieciséis, así que cuatro más, harían veinte. La vecina no quiso recibirlos. Y por compasión nos quedamos con ellos para al menos dejarlos crecer.

No es fácil ser madre sustituta de cuatro gatitos, comen cada dos horas, con una fórmula especial puesta en biberón. No tenían ni los ojos abiertos cuando su madre, nunca regresó.
Penosamente, las perras de mi casa mataron a una, cuando ella aprendió a caminar y se pasó por debajo de una mesa. Mis perras creyeron que era un juguete, solo la tomaron en el hocico, pero fue suficiente para quitarle la vida.
A la otra hembra, mi mamá la llamo Kitty. Con el tiempo se convirtió en madre. Y nació Hazzah.
Él y su hermano Romeo, eran inseparables, todo el tiempo juntos. Los mejores amigos, y yo ya estaba enamorada de los gatos, sobre todo de ellos. Hazzah tenia la panza muy peluda, con cabellos rizados, con hermosos tonos grises. Mientras Romeo (I) era negro con blanco.

Pero un día, él salió de casa y me lo atropelló un vehículo, partiendole la pata trasera en tres partes, también su columna estaba inflamada. Le llevamos al veterinario y le pusieron un clavo que le sostendría su fino hueso... pero a los días de su operación, mientras se recuperaba en la clínica, falleció. Solo tenía ocho meses de edad.

Todos mis gatos son especiales, a cada uno los he amado; pero Hazzah se me fué cuando todos estabamos peleando por salvarle la pata, nunca pensé que perdería la vida, cuando creí que lo recuperaría. Me dejó el corazón acongojado, no solo a mí sino también a su hermanito Romeo.

Amo a los animales, a todos, pero en especial a los míos.

¡Nos leemos!

Mis hermosos niños...

Search

Bookmark Us

Delicious Digg Facebook Favorites More Stumbleupon Twitter